En la pastoral juvenil entendemos que la tarea más importante es servir a todos los jóvenes, no sólo a los que se acercan a la Iglesia o se sienten cristianos. Tenemos la misión de hacer posible que todos los alumnos del colegio puedan llegar a participar de algún modo en los frutos del Reino del Dios de Jesús,  pensando sobre todo en justicia y amor para todos, en particular para los que más sufren, tal como lo hizo Jesús. 

Para eso lo que intentamos con nuestras propuestas es interpelar las necesidades de los pre-adolescentes y adolescentes del colegio de hoy, en clave de crecimiento, a la luz de la realidad social, y así fomentar el  carisma apostólico: salir a compartir la Buena Noticia y hacernos cargo en primera persona de la realidad concreta que nos rodea, respetando y comprendiendo la identidad del barrio, aquello que lo hace rico y le da vida y sus problemáticas y necesidades concretas.

Nuestras propuestas que son espacios extracurriculares, invitaciones a profundizar la búsqueda y el crecimiento de la fe, están pensadas, animadas y acompañadas por ex alumnos maristas que participaron y participan de experiencias de pastoral juvenil con la impronta del carisma marista.

 

Para ellos a su vez buscamos espacios de formación específicamente para animadores, en especial en relación a cómo encarar su tarea teniendo en cuenta la espiritualidad que deseamos compartir con los alumnos: el carisma Marista, el Dios de Jesús, la figura de un Jesús compañero, y la importancia de generar buenos vínculos que favorezcan y enriquezcan la convivencia escolar cotidiana.

© 2017 by La Inmaculada

  • w-facebook