Ideario y estilo educativo

Seguidores de Marcelino


Discípulos de Marcelino Champagnat, Hermanos y Laicos, juntos en la misión, en la Iglesia y en el mundo, entre los jóvenes, especialmente los más desatendidos, somos sembradores de la Buena Noticia, con un peculiar estilo Marista, en la escuela, y en otros campos educativos. ¡Miramos hacia el futuro con audacia y esperanza! 

Los Niños y los Jóvenes

La razón de ser de las obras educativas maristas es ofrecer un servicio evangelizador a los niños y jóvenes. Nuestros alumnos son el centro de nuestro interés en todo lo que concierne a la organización y a la vida escolar. Les ayudamos a aprender conocimientos, a desarrollar sus capacidades y crecer en valores a través del descubrimiento, de la naturaleza, de los demás, de sí mismos y de Dios.

Procuramos la creación de agrupaciones de niños y jóvenes a través de las cuales puedan manifestar sus pareceres, dentro de un clima de confianza, donde se desarrolle la iniciativa, la libertad, la responsabilidad y el respeto mutuo.

Los educadores

Como educadores maristas, compartimos y continuamos el sueño de Marcelino de transformar las vidas y la situación de los jóvenes particularmente los menos favorecidos ofreciéndoles una educación completa humana y espiritual, basada en el amor personal por cada uno de ellos.

Todos –maestros, profesores, catequistas, instructores, tutores, personal de laboratorios, personal del equipo de orientación y gabinete psicopedagógico, colaboradores- somos, por nuestra relación cercana a los jóvenes, fuerzas vivas de la educación marista.

Estamos llamados a un opción frente al Ideario Educativo Marista, implicándonos en la elaboración y el seguimiento de los Proyectos Educativos locales.

Procuramos ser profesionales competentes, no contentándonos con la simple transmisión de contenidos académicos, sino buscando ser auténticos educadores y evangelizadores participando de las distintas propuestas de formación académica, profesional y personal.

Estamos convencidos de que todos los tiempos y espacios compartidos con los jóvenes son oportunos para educar y evangelizar. Ayudamos a discernir y jerarquizar los valores auténticos, promovemos relaciones humanas significativas y profundas en el ambiente escolar siendo capaces de integrar, a partir de las disciplinas que impartimos, la fe, la cultura y la vida, desde nuestro nivel de opción y coherencia personal. 

Los ex alumnos

El exalumno marista está llamado a ser expresión vital de los valores propuestos en nuestros colegios. Nuestro servicio desea llegar a ellos mediante un acompañamiento que les facilite el contacto enriquecedor con la espiritualidad marista. En la medida en que opten por ella, los exalumnos están invitados a colaborar de una manera eficaz en la obra educadora del centro, individualmente o integrando agrupaciones específicas.

Las Familias

La familia es la primera responsable de la educación de sus hijos. ¡Fieles a nuestro ideario Educativo nos sentimos sus colaboradores en este difícil y apasionante tarea!
Queremos que las relaciones entre el Centro Educativo Marista y las familias se den siempre en un clima de cordialidad y colaboración mutua.
Favorecemos asociaciones de padres de alumnos como medio para fomentar su integración en el Proyecto Educativo del Centro.
Creemos en la necesidad de un proceso continuo en la formación de los padres, en orden a un crecimiento personal y a una mayor capacitación para cumplir con su misión. De allí, nuestro apoyo a toda actividad que tienda a tal fin.
 
 

Estilo de Enseñanza

Como respuesta a los desafíos de la educación en el siglo XXI, procuramos enseñar a los alumnos a aprender a aprender, a vivir juntos, a emprender y a valorar para aprender a ser.
Deseamos que nuestras escuelas sean “comunidades”, lugares donde se vive y se transmite la fe, la esperanza y el amor, y en el que los alumnos aprender progrsivamente a armonizar la fe, cultura y vida.
 
 

Brindamos una atención preferencial a los niños y jóvenes con mayores dificultades, creando estructuras de apoyo, acompañando y ofreciéndoles estímulos adecuados. Nuestras obras son centros educativos católicos que la Iglesia – a través del Instituto de los Hermanos Maristas- ofrece a la sociedad, para promover la formación integral de la persona. 

© 2017 by La Inmaculada

  • w-facebook